Pepito y McCann apuestan a la innovación publicitaria en el 2017

Pepito y McCann apuestan a la innovación publicitaria en el 2017

El caso de Pepito fue uno de los esfuerzos publicitarios de mayor éxito en la Isla en el 2016, siendo reconocido por festivales internacionales como el Festival Internacional de Creatividad Cannes Lions, El Ojo de Iberoamérica, y el London International Award. Para sus creadores, Aníbal Quiñones y Harold Jessurun, y para la agencia de publicidad McCann Erickson Puerto Rico, el caso de Pepito no solo demuestra el importante impacto social de las tirillas cómicas en los medios tradicionales, sino también representa el tipo de innovación a la aspira la agencia de cara a su 75 aniversario. 

“Creo que Pepito es el pico de un iceberg”, cuenta Rafael Camacho, presidente de McCann San Juan, en entrevista con The Media Scoop. “Puerto Rico necesita y precisa de mucha innovación para levantarse y llegar a ser el mercado que deberíamos ser. La innovación nos va a llevar ahí. Nosotros estamos muy orgullosos de lo que hemos podido hacer con Pepito, pero también tenemos que ver que eso es lo que pretendemos venderle a nuestros clientes todos los días. Para mi, el mejor premio no es el que se gana en los concursos, el premio es tener clientes que me digan que están vendiendo bien, que su nivel de ganancias es bueno y que sus marcas están moviéndose. Pero, también es bueno tener ese tipo de premio con entidades como ha sido el caso de Pepito. Ya para el año que viene estamos cumpliendo 75 años en el mercado puertorriqueño, y me llena de orgullo que algo como esto nos haga reflexionar a los próximos 75 años”. 

Según cuenta el escritor de la tirilla, Aníbal Quiñones, el activismo de Pepito en contra de la utilización de celulares al volante y a favor de multas más severas a los conductores, cogió momentum debido a diversos accidentes con consecuencias fatales en las carreteras del País. Al principio, los creadores publicaron una carta abierta al entonces Presidente de la Cámara de Representantes, Jaime Perelló, y recibieron un frío autoreply. “¿Cómo hacemos que la gente reaccione? Vamos a tomarnos el riesgo y a poner a Pepito en la raya”, explica Quiñones. “Lo que hicimos fue que al querendón de la gente, que era Pepito, fue el que sufrió el accidente. Entonces dependía de la gente que Pepito se levantara del coma. Así se fue formando la campaña que al final tuvo el impacto que esperábamos y el que buscábamos”. 

Recientemente, el caso obtuvo una medalla de plata en Mejor Uso de Medios en el Ojo de Iberoamérica y tres medallas de bronce en otras categorías.  De igual manera, fue la pieza de Puerto Rico más sobresaliente en London International Award, que premia la creatividad y el uso innovador de medios. “Los premios fueron juzgados por gente del entretenimiento, directores creativos de Facebook, Google, compañías de tecnología […] Estas mentes vieron el valor de la idea de Pepito y su impacto en la cultura”, dice el escritor. “De hecho, los premios que ganó Pepito en el LIA fueron bien interesantes porque, entre ellos, gana una plata en Integración, pero el premio de Integración en el LIA es de cuánto se integró la idea a la cultura del país donde se genera”. 

De igual manera, en el LIA obtuvieron los premios de oro en las categorías de Contenido de Marca, Entretenimiento y Uso Innovador de un Medio Existente, en su caso, la prensa. 

Incentivo para unirse a causas sociales

“En el caso particular de Pepito yo creo que nosotros los comunicadores tenemos que invertir más tiempo en condiciones sociales, y que nos hagamos partícipes de las condiciones sociales que están allá afuera”, expresa Camacho. “El caso de Pepito fue un concepto que se creó y se desarrolló internamente para ir en pos de una causa. Creo que lo que hace a Pepito interesante y creo que en los certámenes es lo que ha dado a relucir, es que todavía lo que se denominan medios tradicionales pueden ser radicales y pueden incentivar a la gente a llevarlos por una causa social y que se esfuercen para conseguir una causa social. En este caso fue hablar por celular en el carro, pero ¿cómo es que Pepito, siendo un ente que no existe, puede lograr eso? ¡Imagínate todo lo que se puede conseguir todavía!”

Según Quiñones, el éxito de Pepito no solo refuerza el poder de la publicidad cuando se pone al servicio de los ciudadanos, sino también la importancia de mantener abiertos los espacios de publicación para las tirillas cómicas en Puerto Rico. El creador explica que Pepito continuará alineándose a causas sociales que vayan en acorde con el tono de la tirilla, y que, ya que sobrevivió su accidente, hay Pepito para rato.